La señora Kimberly Felder, de 45 años, desnudó, golpeó, mordió a su hija de 11 años y le metió arena en la boca y en los ojos en el afán de sacarle los demonios en un exorcismo, según se menciona en un artículo publicado en el sitio ruso de noticias en español Telecinco.es.

El  acontecimiento ocurrió en el condado de Humboldt, en California (Estados Unidos), donde el Sheriff dijo que un vecino conocido como John Marciel, intervino.

Según informa la oficina del Sheriff: “Si no hubiera sido por la intervención heroica de John, es muy posible que la niña hubiera muertos a manos de Feder”.

La acusada explico que estaba preocupada por su hija, por los que como madre estaba tratando de limpiar a su hija y despojarla de los demonios.

Mientras tanto la menor fue hospitalizada con heridas leves, mientras que su madre fue acusada de intento de homicidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *